viernes, 25 de enero de 2013

El ratón Pérez y otras mentiras

Luli tiene dos dientes flojos. Bah, uno flojo y otro que está ahí, que quiere moverse pero no sabe. Así que cuando se dio cuenta, me preguntó quién iba a venir, si el hada Dientitos o el Ratón Pérez. Creo que la honestidad brutal siempre fue mi defecto (aunque no es que lo haga por honesta sino porque vivo en mi propia nube y no tengo mucho tacto para decir las cosas, habilidades sociales -10) y en este caso, también. Hacía rato había decidido no mentir.

Así que cuando Luli me preguntó, le dije la verdad: nadie. Pero también le dije que yo le iba a dejar un regalito y si ella quería, podíamos hacer de cuenta que era el ratón o el hada como un juego, si al final la cosa es "festejar" este momento que para ella es importante. Así que decidió que mamá se tiene que disfrazar de las dos cosas.

A mi me da la sensación de que independientemente de mi negativa a decirle que existe Papá Noel, los reyes o la mar en coche, mi hija no está creciendo sin magia y sin fantasías. También sabe que las sirenas no existen o que las hadas (porque se lo dijo la abuela, supongo que en un ataque de bronca porque Luli le dijo que dios no existe), y me dice que le gustaría que sí hubiera para que el mundo fuera más mágico. Pero le recalco mucho, porque me atormentaron con una religión que no elegí durante muchísimos años de mi vida, hasta me amenazaron por querer salir de eso y buscar otros caminos, que ella puede creer en lo que desee, que tiene la capacidad de soñar y de ver la magia, que depende de lo que sienta ella.

No me gusta mentirle ni seguir cuentos que se nos imponen, me gusta que ella tenga la capacidad de creer en las cosas mágicas que van  apareciendo en su vida, que se invente sus propios cuentos. Me gusta que tenga ilusiones y que crea, porque la vida es maravillosa de por sí.

martes, 8 de enero de 2013

Comenzar de nuevo

Decidí empezar de nuevo con el blog.

Borrón y cuenta nueva. Esta vez tiene mucho que ver la realidad que estamos viviendo y el blog contiene muchos recuerdos que terminaron por ser muy dolorosos para mi y para mi hija. Este año es un nuevo comienzo, lo fue el año pasado pero este es un pasito más allá, iniciamos con muchos proyectos, con ideas locas, con ganas de irnos a vivir en comunidad o si no se da, al menos lejos de nuestro mundo conocido y empezar de nuevo... y lo haremos.